sábado, 24 de marzo de 2012

El gato del barranco

El gato del barranco

Siempre me había gustado caminar por el bosque hasta que un día en el barranco me encontré un cadáver, Salí corriendo, muy asustada. Por la noche no pegue ojo por que no podía parar de pensar en lo ocurrido, me hacía preguntas como ¿Quién es la persona muerta? ¿Cómo se ha muerto?

A la mañana siguiente era sábado y decidí volver al barranco del bosque, pero el cadáver no estaba, en su lugar había un gato negro que maullaba parecía que me quisiera decir algo, baje la mirada hacia abajo y vi la mano del cadáver, Salí corriendo, el gato me seguía, desesperada me tropecé con la raíz de un árbol viejo. El gato se me acercó y me estiró la camiseta para que lo siguiera, me llevó a una mansión gigante en la que sin pensármelo ni una sola vez no entré y me fui a casa.

A la mañana siguiente vi al gato en mi ventana y baje para seguirle de nuevo, me llevó a la mansión en la que tuve que entrar, la puerta se nos cerró de golpe y el gato me llevó a un cuarto enorme en el que encima de la cama había una carta en la que ponía:

Querida María:

Estoy atormentado por una persona que no me deja acabar de hacer mi vida entera, quiere mi casa, mi dinero… Es joven, alegre pero muy mala por dentro, hoy me ha citado en el barranco del bosque, si no vuelvo quiero que te vayas de la mansión con nada, solo con el gato.

Firmado: Federico.

Esa carta me había resuelto varias preguntas, pero la que no me resuelve es ¿Dónde está la mujer? El gato al oír esa pregunta me estiro de nuevo la camiseta y me llevo al muelle y allí vi a la mujer también muerta. En su camiseta vi huellas de un tacón, pero lo más sospechoso es que iban hacia mi casa.

Las huellas me llevaron a la habitación de mi hermana y allí en un cajón abierto vi un cuchillo sangrando, llorando llame a la policía y se llevaron presa a mi hermana, ella en el juicio admitió todo.

El gato se quedó a vivir conmigo, mi hermana se suicidó y el gato se murió de tristeza, echaba de menos a sus dueños verdaderos y ahora los días de luna llena oigo los pasos de mi hermana por su habitación y al gato maullar.

En las clases de artística cuando la profesora nos pide un dibujo de algo que nos guste mucho siempre dibujo al gato, porque lo echo de menos.


ADINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario